Cocinando coliflor

Flor en mesa!!! Y no puedo jugar más… Truco aparte, el coliflor debería ser una estrella en nuestra mesa, pero, a causa de sus perfumes de hervor, goza de bastante mala reputación.

El coliflor pertenece a la familia de crucíferas y se caracteriza por contener una gran cantidad de compuestos sulfurosos; el azufre es el culpable de su olor tan fuerte al hervirlo. Según he leído, en estado natural, estos compuestos están asociados a moléculas de azúcar y son inodoros; pero al ser procesada la flor (cortada o cocida) estas moléculas se rompen y aparece el olor que hace que muchas veces se destierre al pobre coliflor de nuestra mesa.

Truco de cocción para el coliflor

No se ustedes, pero yo he intentado de todo para cocinar el coliflor y que al entrar a la casa, los invitados ya supieran el menú…

  • Probé hervirlo con un pedazo de pan adentro, consejo que me dio alguna amiga, la verdad es que el pan se desarma y la miga queda como una baba alrededor de las flores; bastante desagradable. Y lo más importante: el olor no se va.
  • Otra opción fue poner vinagre en el agua. Si bien reduce el olor, no lo neutraliza. Además, las flores quedan impregnadas con el gusto al vinagre y si después quieren hacerlas al horno, gratinadas con una paparella, lo primero que se siente es el gusto a vinagre. Tampoco me funcionó.
  • En el libro “Nueva Alimentación, Nueva vida“, recomiendan blanquear el coliflor con un chorrito de vinagre de manzana y semillas de anís. Nuevamente, a pesar de los minutos de hervor, para mí toma mucho gusto y el olor todavía permanece un poco.

Después de todos estos intentos fallidos, me topé en Internet con una alternativa que me funcionó. No recuerdo bien dónde leí el secretito así que pido disculpas por no tener la fuente (creo que fue en el sitio WikiHow),

La cosa es más que sencilla: poner 4 almendras en el agua del hervor. Sí. Cuatro almendras, y chau olor del coliflor. La forma en que los cocino es la siguiente:

Corto las flores, y las pongo en una olla alta . Sé que según alturas y demás cosas las ollas tienen diferentes denominaciones, pero mis conocimientos culinarios no llegan tan lejos. Es conveniente que la olla sea alta para poder cubrir bien las flores y que el agua no se derrame en el hervor, porque además, deben cocinarse tapadas. Una vez que el agua rompe el hervor, no las dejo más de un par de minutos hirviendo, la idea es que queden “al dente”: un poquito crujientes y no muy blandas. Apago el fuego, y las cuelo enseguida. Y mi casa sigue oliendo bien, gracias a cuatro almendras.

El color del coliflor

Es blanco, no digo nada nuevo (hay otras variedades pero no son fáciles de conseguir). A mi me fascina cuando se ve blanco, impecable. No es tan sencillo encontrar coliflores así de prístinos en las verdulerías. No obstante, podemos ponerlos más hermosos. Hace poco me compré el libro Guía Completa de las Técnicas Culinarias de Le Cordon Bleu (realmente vale cada centavo!!!) y ellos -que saben- dan como consejo poner las flores, antes de cocinarlas, en agua con un chorrito de vinagre de vino blanco o de alcohol para evitar que se decoloren, y acentuarles el blanco radiante. coliflorvinagreLuego se enjuagan bien y se cuecen.

Algunas propiedades

Más allá de su mala fama culinaria, el coliflor tiene varias ventajas

  • es rico en vitaminas A, C y K
  • contiene varios minerales, entre los que podemos mencionar calcio, fósforo, hierro y magnesio
  • es antioxidante
  • es diurético, lo que contribuye para prevenir y combatir la hipertensión
  • es laxante, por lo que ayuda a eliminar toxinas del organismo.
  • ayuda a prevenir el cáncer de pulmón, próstata y mamas (Ridner, S (2010) Nueva Alimentación, Nueva vida. Edicol Buenos Aires)

O sea: es un dechado de virtudes!!! Así que a no perderlo de vista!

Ensalada de coliflor

Aunque no soy muy amiga de dar recetas de ensaladas -porque creo que se trata del arte de combinar lo que hay en casa- les comparto una bien sencilla que me saca del apuro.

Ingredientes

  • ½ coliflor hervido
  • ají molido
  • limón
  • sal y aceite de oliva a gusto

Preparación

Sí, ya sé, da risa. No hay ciencia: a cortar las florcitas y sazonarlas con todos los ingredientes de arriba. Esta ensalada es fantástica para los que les gusta el coliflor. Para los que no disfrutan tanto de su sabor, la opción es agregarle una verdura media dulzona a la ensalada como zanahoria, choclo o remolacha; porque le esconden un poco el sabor fuerte.

Pastel de arroz y acelga con ensalada de coliflor

Una palta cortada bien chiquita también es una buena opción. Y si te gusta innovar un poco más: con unos daditos hervidos de zapallo calabaza también queda muy bien.

Deseándoles que coman coliflor hasta quedar más jóvenes (propiedades antixodantes!!), me despido por hoy.

Deja un comentario