Pasta encontrada: malfatti

Malfatti con pesto

La cocina no es sólo ingredientes. Es recuerdos, evocaciones y anécdotas, costumbre de platos hechos historia. Y en casa eso eran los malfatti (mal hechos), un día de pasta con menos tiempo para amasar y una olla enorme de agua hirviendo porque siempre se hacía insuficiente. Si el agua se enfriaba un poco o era demasiado poca: los bollitos no se levantaban y se pegaban en el fondo.

A medida que uno va creciendo, las historias culinarias familiares se hacen cada vez más presentes, más evocativas de los que ya no están. Y debo reconocerlo ¡me levanté conmalfatti listo ganas de pasta! Como ya les he contado: ¡familia de tanos!

La receta de mamá era con espinaca, harina común, huevos y queso rallado. El huevo para que se pegoteara la la espinaca con la harina y el queso para darle el gustito extra… (creo). Con esto en mente, me decidí a pensar mi opción sin productos animales.

Y la verdad es que quien no ha probado malfatti veganos, se pierde de un manjar digno de reyes!

Para esta comida reemplacé los huevos por arroz yamaní (si está un poquito pasado mejor, porque se vuelve más pegajoso); y el queso rallado por tofu firme desmenuzado. Sin más preámbulos: la receta

Ingredientes

Fair warning: Nunca aprendí a cocinar la pasta con cantidades, siempre fue una cuestión de texturas: se parte de
Ingredientes para malfatti veganoun ingrediente de base (por ejemplo la cantidad de espinaca) y de ahí se van sumando los demás hasta que la masa esté “como debe ser” diría mi abuela. Léase: elástica, suficientemente compacta sin parecer una piedra y pegajosa como para hacer los bollitos sin que se desarmen. Hecha la advertencia, a tomar con pinzas las cantidades y a disfrutar experimentando.

  • 200 gr de espinacas cocidas al vapor o hervidas
  • 150 gr de tofu firme desmenuzado y procesado
  • 150 gr de arroz yamaní (si está un poquito pasado, mejor)
  • 2 o 3 cdas de levadura nutricional
  • 250 gr de harina integral fina
  • una pizca de sal (no demasiado porque se pone luego en el agua de hervor)

Manos a la masa

Ponemos todos los ingredientes, excepto el harina, en un bol y los mezclamos. Una vez que están unidos, agregamos de a poco el harina de forma envolvente, hasta que quede una masa maleable y pegajosa.

Mezcla de ingredientes

Colocamos sobre la mesa y comenzamos a amasar agregando un poco más de harina en forma de lluvia. La masa resultante tiene que ser una masa similar a la del pan, pero más pegajosa.

Hacemos bolitas con la masa y mientras tanto ponemos a hervir el agua. Importantísimo: olla grande con mucha agua. Cuando el agua está hirviendo vamos tirando tandas de bollitos y esperamos a que floten en la superficie. Cuando están arriba los sacamos y a la fuente

El secreto de papá

Mi papá era un as de las pastas, decía que el secreto para servir pastas era tener lista la fuente (calentita de ser posible) con salsa en la base. Poner la primer tanda de pasta encima, poner otra capa de salsa; y así hasta estar todo cocido.

Si era mucho, entonces dejaba el horno precalentado y le pegaba un golpecito de calor para llevarlas a la mesa. Nunca le fallaba.

¿Ya hiciste malfatti veganos? ¿Te gustaron?

Deja un comentario