Zapallito ahumado

Tras que éramos pocos… El editor de mi blog se actualizó con una interfase horrenda. Decir que es poco amigable es ser amable. Seguramente esto no debería ser algo taaaaan importante, pero ya de por sí ponerme a escribir me causa más vértigo que tirarme en ala delta y encima esta gente me cambia la película!!!

Calculo que cuanto más años vaya cumpliendo, más me va a molestar que me cambien las cosas de lugar. Gajes de la tecnología…

Lo curioso es que me mufen tanto estos cambios electrónicos y no los de la cocina. Porque la cocina se trata de cambios: ¡es alquimia!. Y uno va cambiando las pociones, agregando algo nuevo, quitando un ingrediente o reemplazándolo por otro. Inclusive hay cambios que son más radicales como cuando uno cambia de estilo de alimentación; por ejemplo, hace casi 6 años atrás mi vida daba un giro mientras dejaba para siempre los productos animales, dejaba los productos refinados e industrializados. Y también dejé las harinas por un buen tiempo (se trataba de recuperar la salud perdida)

La pregunta del millón en aquel momento era ¿qué voy a cocinar ahora? ¿y si descubro que no puedo salir del arroz integral y las ensaladas…? Y sentía bastante vértigo, y tenía dudas… pero mirando en retrospectiva ese fue el instante exacto en que tuve la posibilidad de lanzarme a recorrer este increíble territorio que es la cocina saludable y vegana. Siendo insoportable y antigramaticalmente redundante: No cambiaría ese cambio por nada del mundo.

Obvio que mi querido arroz integral fue el caballito de batalla por mucho tiempo. Lo sigue siendo hoy de tanto en tanto cuando cunde la vagancia; pero también he aprendido que el secreto de la variedad está en los detalles de las guarniciones. Descubrí que en ese mundillo estoy a mis anchas, disfruto de abrir la heladera y decir: hoy seitán con ¿? y hurgar que es lo que hay en la heladera para combinar, probar, inventar, jugar. La cocina es lúdica, es dejar que las papilas gustativas salgan a explorar para ver con qué salen.

En una de esas exploraciones es que dí con esta guarnición de zapallitos ahumandos: sencillo, bastante rápido y con un sabor espectacular!!! Así que acá va la receta

Ingredientes

  • 2 zapallitos de tronco grandes
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • sal y pimienta a gusto

Procedimiento

Cortar el ajo en pequeños trozos. Pelar los zapallitos y cortarlos a gusto (a mi me gustan en bastones chicos)

Cuando el aceite esté caliente, saltear el ajo y dorarlo. Agregar los zapallitos y el pimentón y revolver hasta que todo tome un color parejo.

Agregar la pimienta, la sal y el humo líquido. Cocinar por 15 a 20 minutos a fuego mínimo (o hasta que las verduras suden y se tiernicen) y luego reducir destapado y a fuego máximo.

¡Y bon apetit!

Deja un comentario