Desayuno con chía

Pudding de chia

Debo reconocerlo: últimamente me he obsesionado con los desayunos. No necesariamente por una cuestión de salud (es la comida más importante del día); sino también por la variedad.

Empezar el día con algo sano es esencial. Pero empezar la mañana con un desayuno rico, que se ve bien, que nos invita a sentarnos, tirar la silla para atrás y saborearlo, disfrutar cada bocado. ¿Empezar así el día…? Eso sí que vale la pena.

Teniendo en mente esta cuestión del desayuno especial, he empezado a buscar alternativas.  Mi estándar diario es banana -casi soy un minion a esta altura-, mate cocido con salvia y mate. Sin comentarios.

En fin, durante mi noble búsqueda me encontré con el pudding de chía, algo así como un mousse de semilla y frutas…

La verdad es que no tiene desperdicio. Más allá del desayuno, es excelente como tentempié para cualquier momento del día. Es muy fácil de hacer y se puede variar la receta con las frutas que prefieras.

 

Ingredientes

  • ingredientes para pudding de chia1 taza o 250cm3 vaso de leche vegetal. Yo lo hice con leche de alpiste
  • 4 cdas de semillas de chía al ras
  • 1 taza de frutillas o cualquier fruta a elección
  • 1/2 banana + 1/2 banana (opcional)
  • 1 cda de cacao amargo (opcional)

Estas cantidades rinden para, más o menos, 3 porciones.

 

A preparar el desayuno

Antes que nada: esta preparación debe hacerse la noche anterior, porque necesita refigeración. Dicho esto: ¡Vamos con el proceso!

  • Procesar o licuar 1/3 de las frutillas, con la leche vegetal y la banana hasta tener un licuado espeso. Una opción es utilizar sólo la leche, sin las frutas
  • Luego poner las semillas de chía y revolver cada tanto para evitar que se hagan pelotones de semilla. La chía, al igual que el lino, forma mucílago, es por eso que podemos obtener la consistencia de mousse.
  • Las frutillas pueden macerarse previamenteAparte, endulzar las frutillas (dependiendo de los golosos que sean) y procesarlas para poder armar el postre. Si quieren darle un toque extra: mezclar la media banana restante con el cacao amargo hasta formar una crema.
  • Una vez que la chía haya tomado una consistencia más sólida, empezamos a armar el postre: una capa de frutillas, una de pasta de chía, otra de de chocolate… Así, hasta llenar el recipiente.
  • Por último, a la heladera (no freezer) toda la noche, para disfrutarlo a primera hora de la mañana!!!

Tip específico: La primera vez que intenté hacer este postre, no me salió: fue un desastre que combinaba partes de chía apelotonada con sopa de chía con frutilla.

La chia debe revolverse hasta espesarEl secreto está en revolver la chía dentro del líquido. No batir, sino mezclar, de a poco, hasta que la consistencia sea firme.

 

¿Te gustó la receta? ¿Qué opciones saludables tenés para tu desayuno?  

Deja un comentario