Chocolatada frutal de avena

Año nuevo, resoluciones nuevas. ¡Es increíble lo cíclicos que hemos aprendido a ser!. Pareciera que cada año arrancamos proponiendo y a los pocos meses terminamos posponiendo. De algo nos debe servir,  nos hace sentir bien, y de eso se trata vivir: sentir alegría y felicidad junto a los nuestros.

Como verán todavía estoy bastante ungida del espíritu del Año Nuevo. Y como corresponde, he hecho mis resoluciones, una de ella implica estar más presente en este blog. Yo adoro este blog… Pero, aparentemente,  tengo una curiosa habilidad para postergar lo importante por lo urgente.

Y de paso, también estoy disgregada en lo que les quiero contar.  En fin, he decidido firmemente dedicarme a los desayunos en este mes de enero; este mes de verano loco con lluvia, 3º centígrados de sensación  térmica y aguanieve. 

Buscando inspiración

Como les decía, año nuevo, resolución nueva; me puse ayer a hacer la tarea… 

Avena chocolatada, durazno y frutos rojos
Avena chocolatada, durazno y frutos rojos

¿Qué puedo hacer para desayunar? Tiene que ser rico y tentador, sino no funciona. Porque no tenemos la costumbre de comer mucho por la mañana. Sí, ya sé es una mala costumbre.

Así que, falta de imaginación, me puse a recorrer Pinterest. Encontré este pudding de Avena y proteínas en el blog The blissful balance; y me fascinó la idea del pudding de chía y chocolate que ví en Yummy Mummy Kitchen

De estos desayunos sencillos salió la inspiración para mi Chocolatada frutal de avena. 

Cocinar o no cocinar esa es la cuestión

La verdad es que las pocas veces que he comido avena, la he cocinado: 

  1. A la olla, en un intento fallido de hacer leche de avena. Quedó una pasta terrible y sosa, porque no había utilizado ninguna especia ni endulzante. El procedimiento para el pasticho es bastante sencillo: 1/2 taza de avena por una taza de agua. Llevarel agua hervir, luego agregar la avena y cocinar por 20 minutos.
  2. Al horno. Es como más me gusta. Es excelente para hacer masitas, tartas o snacks saludables. Me encanta combinarla con leche vegetal yalguna fruta. Poner la pasta en una tartera, 15 minutos a horno máximo y voilá: tarta húmeda para la merienda. 

¿Pero cruda?… Jamás la había probado y sinceramente: ¡no sabía lo que me estaba perdiendo!!! El secreto está en remojarla en leche o jugo suficente durante la noche (mínimo 8 horas).

Tip: La proporción líquido/avena es el factor más importante del remojo, para que la textura sea como de pudding. Lo que encontré como ideal es: 50 gramos de avena por  75 cm3 de líquido.

 

Cacao, stevia y leche vegetal.
Cacao amargo, stevia y leche vegetal.

Bonus track

Chocoladata de leche de almendras

Como me tenté demasiado con el pudding de chocolate, decidí desayunar chocolatada. 1 cucharada de cacao amargo, endulzante a gusto y un vasito de leche vegetal (No recomiendo con leche de soja, porque el sabor es muy fuerte)

Avena y…

¡Líquidos elementos y frutas! 😛 La preparación tradicional es con leche, en este caso de almendras, pero no hay porqué quedarse ahí: ¿que tal con un licuado de agua y banana? ¿zumo de frutillas?  ¿jugo de naranjas? El paladar es el límite!

¿Probaste alguna combinación? Me encantaría saberlo, contáme y lo subimos al blog!

Chocolatada frutal de avena
Porciones 2
Desayuno energizante de avena, chocolate y frutas
Escribe una reseña
Imprimir
Ingredientes
  1. 1/2 taza avena tradicional orgánica
  2. 3/4 taza de leche de almendras
  3. 1 cucharada de cacao amargo
  4. 1/2 cucharada de esencia de vainilla
  5. 2 duraznos chicos
  6. 1/2 taza de frutos rojos
  7. stevia o endulzante a gusto
Instrucciones
  1. Preparar la leche chocoloatada de almendras mezclando cacao amargo, stevia, esencia de vainilla y leche de almendras. Dejar aparte
  2. Pelar y trozar los duraznos. Dividir en dos partes.
  3. Poner los frutos rojos y la mitad del durazno en un bol con stevia o azúcar moscabo. Refrigerar hasta la mañana siguiente.
  4. En un recipiente remojar la avena en la leche chocolatada. Revolver por 10 minutos.
  5. Colocar el durazno restante en la base de los vasos o jarros para servir el desayuno
  6. Tapar los duraznos con la pasta de avena y leche.
  7. Llevar al refigerador hasta la mañana siguiente
  8. Completar el vaso con los frutos rojos y el durazno.
Adaptado desde The Blissful Balance
Adaptado desde The Blissful Balance
Cocina Verde Pasión https://cocinaverdepasion.com.ar/

Dejá un comentario